Si estás embarazada o buscando embarazarte, seguramente alguien ya te platicó de la existencia de las doulas, estas mujeres profesionales que están ahí para tomar tu mano durante todo el embarazo y el parto.

 

El papel de las doulas en nuestra sociedad moderna podría compararse con el papel que antes desempeñaban las mamás, tías o hermanas. Como hoy vivimos en un mundo que se mueve a velocidades insospechadas, nuestras conexiones familiares y relaciones interpersonales han cambiando, haciendo que ese vínculo que antes se tenía con otras mujeres de la familia (de sangre o por elección) sea diferente.

 

En el pasado, nuestro rol social era ser madres y este era un asunto exclusivamente femenino y cerrado al núcleo familiar. Los conocimientos y experiencias eran transmitidos de una generación a otra, y había una fuerte presencia de otras mujeres en situaciones similares cerca. Las parteras o comadronas eran mujeres que, aún sin formación médica, tenían tanta experiencia en embarazos y partos que podían asistir en los nacimientos sin problema alguno.

 

Hoy en día esos lazos femeninos han ido cambiando, y esa falta de apoyo y protección puede generarle mucha ansiedad a una mujer embarazada. A esto sumémosle el coctel de hormonas que viajan por su cuerpo y el sinfín de cambios que está experimentando, y entenderemos perfectamente el papel de las doulas.

 

Estas matronas modernas son la nueva versión de acompañamiento y apoyo para las futuras maamás, brindándoles su colaboración durante todo el embarazo, el parto y los primeros días del bebé.

 

El nombre doula viene de la palabra griega doulee, que significa esclava (¡sí.. así!) pero fue gracias a la reinterpretación que hizo la antropóloga Dana Raphael que hoy usamos este nombre para referirnos a una persona que tiene una preparación profesional y que ha sido mamá y usa esa experiencia para orientar a las futuras mamás.

 

Las doulas se forman en instituciones educativas que ofrecen programas de teoría y práctica que termina con una certificación. Su labor es proveer cuidados maternales a la madre, que van desde asesoría hasta un poco de terapia psicológica y emocional. Su misión es informar positivamente de la experiencia de la maternidad y el parto.

 

¿Qué hace una doula?

 

Durante el embarazo:

 

-Complementa la información recibida de parte de tu médico, enfermeras, mamá, amigas y demás fuentes de información con las que cuentes.

-Te informa sobre el proceso que está viviendo tu cuerpo.

-Te brinda toda la información necesaria sobre el proceso de parto o cesárea.

-Comenta tus objetivos para el parto.

-Resuelve cualquier duda o temor.

 

Durante el nacimiento:

-Te acompaña durante todo el proceso, en cualquier situación que la necesites.

-Te brinda apoyo emocional.

-Resuelve tus dudas.

-Te ayuda a que el proceso termine de manera óptima.

-Vigila que tus deseos sean cumplidos (en la medida de lo posible).

-Asesora al papá o demás miembros de la familia sobre lo que está viviendo la mamá.

-Ayuda a crear un entorno adecuado para que tanto tú como tu bebé estén cómodos.

-Da apoyo y seguridad en todo momento.

 

Después del nacimiento:

-Facilita el establecimiento temprano de la lactancia

-Brinda información y resuelve cualquier duda

 

Como pudiste ver, el apoyo y asesoría de una doula pueden ser sumamente benéficos para ti y tu bebé, así como para todos los miembros de tu familia. Una doula puede convertirse en tu mejor amiga durante esta etapa y así siempre sentirte acompañada.



Regresar






Nuestros Socios

BSCU, la opción inteligente en almacenamiento de Células Madre.

¡Contrata hoy mismo!
  • Desde el D.F.:
    5135 5955
  • LADA sin costo:
    01 800 999 9022

  • 044 55 3555 9635