Para asegurarnos de que todo esté bajo control, los expertos hacen ciertas
pruebas para monitorear el estado de tu bebé y descartar cualquier infección o
enfermedad que pueda surgir, sobre todo en los últimos meses.
Muchas de estas pruebas son rutinarias y no tienes nada de qué alarmarte sino
todo lo contrario, después de realizarlas te sentirás mucho más segura.
Monitorización fetal
Esta prueba se realiza para registrar las contracciones del útero y el latido del
corazón del bebé. La prueba no te generará ningún dolor y dura entre 20 y 30
minutos. Los médicos suelen hacerla después de la semana 32.
2. Perfil Biofísico
Este es uno de los ultrasonidos más completos con el que puedes controlar los
movimientos respiratorios del bebé y la cantidad de líquido amniótico que lo
rodea.
3. Ultrasonido
Esta prueba se hace cada mes para medir el tamaño del bebé y calcular el peso
con el que nacerá. También te permite ver su posición y la de la placenta,
escuchar el latido y monitorear la cantidad de líquido amniótico.
4. Exudado vaginal
Para hacerlo se toma una muestra de la vagina para analizar que no exista
algún germen que pueda resultar en una infección posterior. Esta prueba no
debe generarte ningún dolor ni ninguna incomodidad y, en caso de que detecten
algún patógeno que no deba estar, pueden hacerte más pruebas para ver si la
infección está contenida o si se extendió a las vías urinarias y poder darte el
tratamiento adecuado.
5. Eco Doppler
Este es un ultrasonido que permite medir la cantidad de sangre que pasa a
través de los vasos umbilicales y las arterias del bebé. Los médicos suelen
recomendarlo entre la semana 26 y la 28.



Regresar






Nuestros Socios

BSCU, la opción inteligente en almacenamiento de Células Madre.

¡Contrata hoy mismo!
  • Desde el D.F.:
    5135 5955
  • LADA sin costo:
    01 800 999 9022

  • 044 55 3555 9635