Es triste que en la actualidad sigamos pensando que el papá ayuda a la mamá a cuidar a los hijos, cuando realmente es un derecho que compete a los dos; así es, un derecho, no una obligación.

Cambiar pañales, bañar, alimentar, cuidar, arrullar, hacer reír, curar, secar las lágrimas es el papel más hermoso que puede (y debe) ejercer el padre en esta maravillosa etapa, disfrutándola junto a su pareja y viviendo juntos esta aventura.

Sin embargo, no es sorpresa que al día de hoy sigamos escuchando a mujeres que aseguran que tienen al mejor esposo del mundo porque les “ayuda” a cuidar los hijos, o a hombres que se llaman a sí mismos “súper” por hacer su lunch o llevarlos a la escuela.

Para empezar a romper con estos estereotipos, es importante entender que el hombre es igual de relevante que la madre en cuanto a todo tipo de cuidado y compromiso con los hijos.

El papá no es alguien que solo solventa los gastos o se encarga de hacer los trabajos rudos del hogar mientras la mamá hace la tarea con los hijos. No es alguien que solo cuida a su familia de los peligros de fuera, sino que convive con ella y es parte fundamental, estando al pendiente de lo que necesiten los demás miembros de la familia, misma función que ejerce mamá.

Estos cambios comienzan con uno mismo; romper el sistema patriarcal es una decisión que se toma en pareja, y basta con pequeños cambios, tales como dividir tareas sin dejar que los roles de género se hagan presentes en la toma de decisiones.

Lo mejor de iniciar este cambio, es que los hijos crecen en un núcleo familiar donde se estipula que mamá y papá comparten los mismos derechos, siendo uno de los más importantes guiar con amor a sus hijos sin creer que es una obligación de los dos, sino, el regalo de vida más grande.



Regresar






Nuestros Socios

BSCU, la opción inteligente en almacenamiento de Células Madre.

¡Contrata hoy mismo!
  • Desde el D.F.:
    5135 5955
  • LADA sin costo:
    01 800 999 9022

  • 044 55 3555 9635