Los tres trimestres del embarazo se caracterizan por diversas razones. Por ejemplo, muchas mujeres pasan el primero en el baño, debido a las náuseas que pueden presentarse al principio.

 

Luego, en el segundo trimestre, todo mejora y se estabiliza, y tanto el feto como el cuerpo de la madre siguen creciendo. Para el último, puede que ya todo se sienta incómodo de nuevo, porque se trata de la recta final y del mayor peso ganado.

 

Sin embargo, poco se habla del cuarto trimestre, es decir, de los primeros tres meses después de dar a luz, y de los cambios físicos y emocionales que las mujeres viven.

 

Se trata de un periodo de adaptación a cambios que suceden muy rápido, los cuales pueden afectar la salud mental de las madres.

 

Los cambios hormonales, aunados a los factores ambientales que rodean a la madre, pueden provocar problemas de salud mental, como ansiedad por la responsabilidad de otra vida, sentimientos depresivos y el sentimiento de la pérdida de una vida antes de que nazca el bebé.

 

Además, recientemente, la ira se ha reconocido como algo común en el posparto y muchas madres tampoco están preparadas para los cambios fisiológicos.

 

Es un hecho que cuidar a un recién nacido puede ser muy abrumador y, sin embargo, la mayoría de las nuevas madres no piden ayuda o, de hecho, sienten vergüenza de necesitarla.

 

Aunque es normal y comprensible que las mamás se sientan aisladas por estos cambios y sentimientos de agobio, el estigma que rodea la salud mental perinatal es un tema del cual se tiene que hablar y una situación que debe cambiar.

 

“La salud mental y la salud física están completamente relacionadas entre sí. Si te duele algo y no puede sentarte cómodamente para amamantar, tus pezones están agrietados y tiene mastitis, eso no es bueno para tu salud mental”, comenta la doctora Alison Stuebe en entrevista con Romper.

 

Así que es importante que todas las madres que están atravesando el cuarto trimestre vean por ellas mismas, y eso implica que soliciten ayuda cuando lo sientan necesario,

y ser abiertas sobre cómo se sienten con sus familiares o amigos cercanos.

 

Si bien es típico que las mujeres experimenten la “tristeza después del bebé” hasta dos semanas después del nacimiento, si existen sentimientos de desesperanza, tristeza, ansiedad o aislamiento después de esas dos semanas, es importante buscar ayuda profesional



Regresar






Nuestros Socios

  • bscu
  • bscu
  • bscu
  • bscu
  • bscu
  • bscu
  • bscu
  • bscu

BSCU, la opción inteligente en almacenamiento de Células Madre.

¡Contrata hoy mismo!
  • Desde el D.F.:
    5135 5955
  • LADA sin costo:
    01 800 999 9022

  • 044 55 3555 9635